Visita a la facultad de ciencias químicas de Ciudad Real

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

VISITA A LA FACULTAD DE CIENCIAS QUÍMICAS DE CIUDAD REAL


 
El día 4 de abril un grupo de alumnos de 1º A y  2ºB de bachillerato  y 1º BI, acompañados de dos profesores del departamento de física y química realizaron un visita a la facultad de C.C. Químicas de Ciudad Real invitados por la universidad. Nos habían propuesto realizar una actividad de formación bajo el lema "Iniciación a la Investigación", título sugerente que nos hizo pensar que nuestros alumnos debían participar en dicha actividad.
 
Allí, visitamos el departamento de Química Analítica, de  Inorgánica, de Bioquímica así como Química Industrial y Ciencia y Tecnología de los alimentos. Todos comprendimos claramente la diferencia entre un químico y un químico industrial, un bioquímico y un químico analítico, es decir entre las distintas ramas de la química. Escuchando a los jóvenes investigadores que nos explicaron sus líneas de investigación, su forma de trabajo,  viendo sus laboratorios, los materiales y el instrumental  que utilizan  nos acercamos a lo que supone ser un "investigador" , algo a veces incomprensible e inalcanzable simplemente  por el hecho de estar  tan lejano. Creo que no me equivoco sí afirmo que nos impacto la investigación de "nuestra" bioquímica , el láser de nitrógeno en analítica y la planta piloto de química industrial  por poner unos ejemplos.
 
Pero aunque esto ya hubiera bastado para merecer la pena, la visita a la Facultad de C.C. Químicas fue mucho más.

 


 
Según llegamos nos colocaron unas batas blancas (no hay químico en un laboratorio sin su bata), nos metieron en los laboratorios y bajo las instrucciones precisas de los profesores de la facultad nuestros alumnos  trabajaron  en los distintos laboratorios realizando diferentes prácticas. Al principio con un poco de temor a manejar el material del laboratorio, pero luego siguiendo atentamente las explicaciones  y con verdadero entusiasmo aprendieron a realizar una valoración ácido-base (eso que los profesores explican en la pizarra y que parece tan abstracto), a determinar un pH, a actuar sobre un equilibrio, a detectar un fraude en la harina, a medir una densidad, a determinar el contenido de vitamina C en diferentes alimentos o a realizar reacciones red-ox. Así comprobaron que el contenido en vitamina C de un pimiento rojo es mayor que en la naranja, que una leche desnatada es más densa que una entera, que la leche tiene un pH casi neutro, cómo funcionan los instrumentos que detectan la humedad por cambio de color, etc.
 
Además asistimos sorprendidos a algunas experiencias realizadas por los profesores de la facultad. En Química Analítica, el catedrático de dicha especialidad nos sorprendió consiguiendo hielo que ardiera, una botella que cambiaba de color  a voluntad (la botella azul)  y nos dejo de piedra arrancándonos una ovación cuando "plateó" un matraz consiguiendo en un instante un espejo de plata espectacular. En Química Inorgánica consiguieron "transformar" el agua en vino, este en cerveza o en leche...En Química industrial nos acercaron a los polímeros, realizando una espuma que no paraba de crecer y un gracioso flubber.  Y en Ciencia y Tecnología de los alimentos, además de explicarnos en qué consistía su trabajo, y convertirnos por unas horas en analistas, nos acercaron a la microbiología con las explicaciones de una de las profesoras sobre siembras, bacterias, hongos y mohos. Pero a pesar espectacularidad de las experiencias lo más importante es que en todos los casos nos explicaron claramente las reacciones químicas  implicadas para que comprendiéramos  los procesos químicos que habían tenido lugar  porque evidentemente ESTO ES QUÍMICA, y este  el trabajo de los QUÍMICOS.
 
En fin, después de un día agotador, todos volvimos a Toledo (a las nueve de la noche) cansados pero entusiasmados. Nuestros alumnos porque habían asistido a una experiencia inolvidable con la que habían disfrutado enormemente; habían trabajado en un laboratorio,  observado reacciones sorprendentes, conocido la facultad y se habían acercado a los jóvenes investigadores y a su trabajo diario. Los profesores porque nuestros chicos se habían acercado a la realidad de la Química, a los laboratorios, entendiendo la diferencia entre un Químico, un Ingeniero Químico y un Graduado en Ciencia y Tecnología de los alimentos,  porque los habíamos visto trabajar a todos sin excepción, con rigor y entusiasmo, por su actitud durante toda la jornada y porque veíamos sus caras cuando escuchaban las explicaciones y trabajaban en el laboratorio y  ese brillo especial en los ojos de los alumnos que hace que los profesores nos sintamos felices y orgullosos de serlo.

 

 

 

 

 

2017- I.E.S. Carlos III, Toledo | Consejería de Educación, Cultura y Deportes- JCCM

Please publish modules in offcanvas position.